Estás en: Psicología > Terapias psicológicas > > Una revisión a la terapia familiar sistémica

Una revisión a la terapia familiar sistémica


La familia, como regla general, es el centro de formación de una persona, de sus valores, principios, costumbres y otras características, hoy aprenderemos el enfoque con que la terapia familiar sistémica procura ayudar a las personas.

Para ello debemos entender que desde el enfoque sistémico, se considera a la familia como un sistema, compuesto a su vez por subsistemas, si buscamos entender mejor este concepto, podemos usar a modo de ejemplo otros sistemas, como el sistema solar, compuesto por el sol, planetas, satélites y cometas, o el sistema digestivo, cuyos órganos contribuyen al desarrollo de una función. En la familia, estos subsistemas que cuentan con sus propios proyectos personales se dan a un sistema común, el cual se construye con mediante vínculos, roles que ocupa cada miembro posibilitando determinada comunicación y relaciones de poder. De esta forma entendemos que cuando un miembro del grupo familiar se enferma física o mentalmente, expresa de alguna manera una patología familiar.

Resultando de esto, el enfermo pueda ser considerado el más fuerte y no el más débil como se tendería a pensar, pues es el miembro que se atrevió a romper la cohesión por considerar una situación insostenible. Si bien el resto del grupo tiende a mantener la situación a pesar de la ruptura dada, siendo un miembro del grupo quien postergando sus propias necesidades procura mantener el equilibrio, aunque dicho equilibrio pueda ser sano o enfermo, por ejemplo en el caso de una madre que cumple dos roles a causa del alcoholismo del padre, esta situación provoca malestar entre sus miembros, por la distorsión que se genera.

Es por ello que para observar el verdadero funcionamiento del sistema familiar, se realiza un juego de rol, donde cada miembro juega el rol de los demás, de esta forma se procura que la persona tome conciencia de la problemática individual.

De esta forma, la terapia familiar sistémica procura que cada miembro del grupo actúe su rol, sin que este lo sobre actúe o juegue más de uno, incluso que agregue más valencias a su rol, esto para mantener un equilibrio de las fuerzas del sistema.