Estás en: Psicología > Psicología infantil > > Psicología infantil: los estilos de aprendizaje en el niño

Psicología infantil: los estilos de aprendizaje en el niño


Como sabemos, las personas tienen diferentes gustos y habilidades, de esta manera se entiende que existen por lo tanto diferentes estilos de aprendizaje, esto usado en psicología infantil resulta muy útil, puesto que ayudará a saber cómo motivar al niño para un mejor aprendizaje.

Entonces tenemos que le saber cuál es el estilo de aprendizaje del niño, hará que se pueda reconocer cuáles son sus debilidades y fortalezas, influyendo como se dijo anteriormente, en la motivación hacia el aprendizaje cuando se aplica un estilo que le es natural para él, sin embargo es posible que se tenga que modificar un poco su forma de aprendizaje si el niño no avanza.

Antes de empezar con los estilos de aprendizaje, se debe tomar en cuenta que en psicología infantil también se debe estar al tanto de las características del niño en cuanto a tiempos, es decir que por ejemplo; un niño hiperactivo necesitará más descansos o cambio de actividades, en comparación de otro cuya característica sea más calmada. De esta manera entramos a los estilos de aprendizaje teniendo 3 grupos:

  1. Auditivo: en este grupo encontramos niños que aprenden mejor escuchando, siendo una característica que les guste hablar y tienen facilidad para ello, además resultan generalmente sociables. Para motivarles se les puede enseñar a darse autoinstrucciones de forma verbal (“puedo hacerlo”, “aplicaré mi plan”) y facilitarles materiales auditivos como audiolibros.
  2. Visual: dentro este grupo los niños reciben extraordinariamente bien la información que se presenta visualmente, de manera que facilitarle toda la información visual que se pueda le será de gran ayuda, puesto que en su estudio buscan imágenes y gráficos.
  3. Quinesiológico: para los niños de este grupo la mejor forma de aprender es haciendo, es usual se presente en niños inquietos de poca paciencia, experimentando con su entorno para aprender. Para motivarles es necesario entonces actividades prácticas, si se le enseña a sumar o restar, se puede usar un elemento como el ábaco, o para enseñarle ortografía le vendrán bien bloques de madera con letras, siempre algo que se pueda hacer y tocar.

Para la psicología infantil es también importante se respete las preferencias que surgen de cada estilo de aprendizaje, puesto que podrían resultar no muy convenientes a los padres que tienen un estilo distinto.