Estás en: Psicología > Fobias > > Psicología: el problema de las manías

Psicología: el problema de las manías


Cuando algunos actos empiezan a coartar nuestro tiempo, las manías explicadas a través de la psicología.

Entendamos la manía como compulsión, es decir, la obligación por parte de la persona de realizar un tipo de conducta. El que todos tengamos ciertas manías es normal, contar filas de bancas o algunas relacionadas con la seguridad (comprobar si la puerta está bien cerrada o si los grifos gotean), etc. Existen tantas manías como tipos de personas, el problema surge cuando empieza por afectar las relaciones con los demás, cuando la persona pierde el control sobre esos impulsos obsesivos.

Dado que la compulsión tiene un ritual que acompaña un pensamiento obsesivo, la persona que empieza a sufrir el descontrol, siente una angustia, una ansiedad que solo puede calmar realizando dicho ritual, por ejemplo, revisar tres veces si la luz esta apagada, es ahí donde las personas que le rodean y lo ven llevar a cabo el ritual también sienten esa ansiedad pero no la calman.

Las personas que tienen alguna manía no son conscientes de ella hasta que otras personas allegadas le hacen referencia a ella, para saber si su manía está tomando niveles alarmantes tenga en cuenta si su preocupación por los detalles le hace perder de vista el objeto principal de la actividad, su perfeccionismo interfiere con las tareas, una dedicación excesiva al trabajo que le aparta de momentos de ocio y amistades, excesivamente escrupuloso, inflexible en temas de ética y moral, estas son solo algunas de las características de su comportamiento que, si las encuentra, las debe consultar con un profesional en psicología, para que le ayude a mantener un nivel adecuado con sus manías.