Estás en: Psicología > Psicología infantil > > Para entender el sonambulismo en niños, un poco de psicología infantil

Para entender el sonambulismo en niños, un poco de psicología infantil


A veces los niños tienen problemas para dormir, en ocasiones a causa de un mal sueño y otras por ansiedad, sin embargo existe otra razón y es el sonambulismo infantil. Aprendamos un poco de este trastorno del sueño apoyándonos en conceptos y conocimientos extraídos de psicología infantil.

Sonambulismo infantil

El porcentaje de niños en los que se hace presente este trastorno del sueño es del 30%, y suele desaparecer cuando el niño llega a la adolescencia, aunque en algunos casos el trastorno continúa en la edad adulta. Las causas para esta alteración pueden ser genéticas o psicológicas, acerca de las precauciones estas están en base a los accidentes que le niño pueda tener mientras está dormido. Es raro encontrar casos de sonambulismo en los que los niños se alteren y se pongan nerviosos.

Como sabemos, el sonambulismo consiste en estar dormidos y parecer despiertos, se deambula por la casa llegando incluso a tener conversaciones completamente normales, los cuales rara vez se recuerdan por la mañana. Esto puede ocurrir durante segundos o minutos, al hablar de las causas biológicas podemos decir que aún no se conocen, sin embargo podría ser debido a que el sistema nervioso central se encuentra “inmaduro”.

Entre los niños de 4 a 6 años el porcentaje en los que se hace presente le sonambulismo es del 10 al 30%, siendo frecuente en niños varones, aumentando la cantidad de incidentes cuando el niño tiene fiebre alta, si se interrumpen sus patrones de sueño habituales o si se encuentra muy ansioso o cansado.

La sintomatología puede contener variables tal como sentarse en la cama, levantarse y caminar dormido, pudiendo incluso salir del dormitorio, como también abrir los ojos manteniendo la mirada fija en un punto aparentemente despiertos pero con una expresión facial ausente, igualmente puede hablar o susurrar alguna palabra o frases confusas, si bien no escuchan si se les habla, pueden seguir algunas instrucciones verbales, de estos hechos el niño no recordará nada.

Trastorno-Sueño

Para los padres con un niño con este trastorno, es importante conserven la calma y transmitan esa sensación a los niños, además tomar precauciones como mantener el cuarto despejado de objetos con los cuales pueda tropezar, procurar también tener seguros en las puertas y ventanas, además de una puerta en la escalera para evitar caídas. En medio de un episodio no intente despertarlo, sino mas bien llévalo a la cama con frases como “Regresemos a la cama” y espera a que reinicie el sueño normal. Un detalle para espaciar las crisis, es regular sus hábitos de sueño, procurando que duerma una cantidad de horas adecuada todas las noches, evitando en lo posible medicamentos o bebidas que podrían mantener lo en vigilia o excitarlo demasiado. Recuerde que si este trastorno no desaparece en la adolescencia y persiste, habrá que buscar ayuda profesional.