Estás en: Psicología > Hijos > > Enseña A Tu Hijo A Salir Adelante Pese Al Acoso – El Bullying

Enseña A Tu Hijo A Salir Adelante Pese Al Acoso – El Bullying



Como padre de familia coincidirás conmigo que es lamentable que nuestros hijos sean acosados en la escuela, ya sea por su apariencia, vestimenta, capacidad académica o pasatiempos, alguna discapacidad o simplemente porque alguien puede más.

Sin embargo hay cosas que los padres pueden hacer para fortalecer a sus hijos, antes de que comience la intimidación, para convencerlos de que denuncien si se produce un ataque verbal o físico, y para mantenerlos a salvo.

Ten presente que los enfrentamientos en la escuela pueden convertir algo tan simple como el recreo o el camino hacia la parada del autobús en una pesadilla para los niños. Los comportamientos agresivos hacia un niño pueden dejarle cicatrices emocionales profundas que duran toda la vida. Y en casos extremos, pueden culminar en amenazas violentas, daño a la propiedad o en heridas graves en una persona.

Si tu hijo es víctima de estos ataques, existen formas de ayudarlo a enfrentar esta situación día a día y a disminuir el impacto duradero que tengan sobre su vida. Y aun cuando esta situación no sea un problema en su casa en este momento, es importante conversar sobre el tema con sus hijos, para que estén preparados en caso de que les toque enfrentarla.

La clave para ayudar a los niños es proporcionarles estrategias que les permitan afrontar los comportamientos agresivos de otros niños a diario y que también contribuyan a que recuperen su autoestima y su dignidad.

Éstas son algunas estrategias para compartir con sus hijos, las cuales pueden ayudar a mejorar la situación y ayudarlos a sentirse mejor:

  • Evitar las agresiones y recurrir al sistema de los amigos. Asegurarse de estar acompañados cuando aparece un agresor. Estar cerca de un amigo en aquellos lugares donde haya un agresor: en el autobús, en los pasillos o durante el recreo. Hacer lo mismo por un amigo.
  • Contener el enojo. Es natural molestarse por las agresiones, pero eso les sienta de maravillas a los agresores, porque los hace sentirse más poderosos. Es importante que los niños no lloren, ni se pongan rojos, ni se enojen frente a la agresión. Aunque esta habilidad requiere mucha práctica, es útil para mantenerse fuera del alcance del radar del agresor.
  • Actuar con valentía, alejarse e ignorar al agresor. De manera firme y clara, los niños deben decirle al agresor que se detenga y, luego, alejarse. Es necesario que pongan en práctica algunos recursos para ignorar los comentarios hirientes. Al ignorar al agresor, los niños están demostrando que no les interesa.
  • Hablar sobre el tema. Los niños deben conversar con alguien que les inspire confianza, como un consejero escolar, un maestro, un hermano o un amigo. Estas personas quizá puedan darles algunos consejos útiles, y aunque no puedan resolver la situación, los ayudarán a sentirse menos solos.
  • Eliminar los incentivos. Si el agresor les pide a los niños el dinero que llevan para el almuerzo, ellos deben empezar a llevar su comida ya lista. Si intenta apoderarse de su equipo de audio, es importante que no lo lleven a la escuela.

En casa, usted puede limitar el impacto que provocan las agresiones. Aliente a sus hijos a que se reúnan con amigos que los ayuden a tener confianza en sí mismos. Ayúdelos a conocer a otros niños anotándolos en algún club o en un programa de deportes. Y encuentre actividades que contribuyan a que se sientan fuertes y confiados. Tal vez, una clase de defensa personal, como karate, o algún otro tipo de gimnasia.

Y sólo recuerde lo siguiente: a pesar de lo irritantes que puedan ser estas situaciones de agresión para usted y su familia, existen muchos recursos y personas disponibles para ayudarlo.