Estás en: Psicología > Hijos > > Educar a nuestros hijos no implica golpes

Educar a nuestros hijos no implica golpes



¿Si tienes niños en casa y estos se comportan mal, sacándote de tus casillas, tienes la mala costumbre de pegarle? Descubre que pegándole haces que queden heridos física y psicológicamente.

Generalmente los niños son muy curiosos, juguetones, continuamente están corriendo, gritando, saltando y es que siempre están hiperactivos y nunca se cansan. Esto a veces a los mayores nos molesta, donde acabamos pegándolo con una nalgada, bofetadas, puños, palizas, e incluso algunos llegan a casos extremos, como es el caso de golpearlo con cinturones, mangueras, palos, en fin.

A lo único que llegas cometiendo estos actos, es a que formes a un niño con miedos, odio, a no razonar y dejarse llevar por sus impulsos, les enseñan a que puede ser abusado por otras personas mayores, por creer que es menos fuerte que los demás, haciendo que su autoestima vaya cayendo día a día.

Cuando un niño es maltratado por sus seres queridos, se siente intimidado, avergonzado y crece sin tener confianza en ninguno de los seres que se supone que lo aman.

Los padres tienen la mala costumbre o el mal hábito de creer que se le debe pegar de vez en cuando a los hijos para poder educarlos mejor, o el hecho que de ellos fueron criados de esa forma y tienden a retomar su pasado. Estos son algunos de los errores que generalmente se comete.

Debemos aprender y enseñar que solo la comunicación de cualquier forma que se maneje, es la mejor arma para poder convivir con los demás y que ayudamos a fortalecer los vínculos de cariño, afecto, comprensión, amor y sobre todo educación. ¡Pongamonos la camiseta de poder ser felices nosotros mismos y sobre todo compartirlo con nuestros niños!