Estás en: Psicología > Adolescentes > > Brindar espacio privado al adolescente

Brindar espacio privado al adolescente



Si es que tienes un adolescente en casa y te sientes confundida/o, respecto de su silencio y constante búsqueda de privacidad, y  no sabes cómo tratarlo, es preciso que sepas que está etapa es crucial para definir su personalidad. Es a partir de la pubertad que las personas necesitan de cierta privacidad y respeto a la intimidad.

Según algunos psicólogos expertos, es justamente en la intimidad que el adolescente prueba a imaginarse a sí mismo y a confrontarse también consigo mismo. “Este es un ejercicio que le ayuda a prepararse para el momento en que deba enfrentarse con la diversidad de cambios rápidos que le toca vivir en esta etapa”.
Es por ello que el  adolescente necesita tener un espacio propio suyo reservado donde pueda soñar y fantasear sobre sí mismo. Pero no sólo hay ilusiones en su intimidad, también temores, decepciones y desencantos cuando sus deseos son contrastados con su propia realidad.

Esta búsqueda constante de privacidad, preocupa a muchos padres que creen que están perdiendo la confianza de su hijo, pero corresponde a esta etapa evolutiva en que el adolescente necesita crearse un espacio interno para poder representarse a sí mismo, sus ilusiones, deseos o miedos para poder llegar a adquirir una identidad propia, añade la psicóloga.

Ahora bien, es necesario que los padres sean cautelosos con la expresión no cuenta nada, pues hay cosas que, normal y sanamente, los hijos no cuentan – ni contaron, ni contarán- a los padres; como sus sueños, primer amor, pensamientos de fuga, sus preocupaciones o el temor a quedarse solos.

Existen  cuatro áreas que se debe (sin cuestionamiento) respetar en la intimidad de los adolescentes y son: sus relaciones sexuales, las notas en los diarios de vida, sus intereses por lo prohibido y los amigos.

Que toca hacer a los padres, aprender a escuchar los silencios, pues es fundamental para evitar malentendidos en cualquier contexto; donde la comunicación será  fundamental pues los adolescentes sienten la necesidad de hablar con sus padres de lo que a ellos les interesa – no de lo que interesa a sus padres-.