Estás en: Psicología > Trabajo > > ¿Adicciones en el trabajo? el mismo trabajo

¿Adicciones en el trabajo? el mismo trabajo


No solo los jóvenes y adolescentes se sienten atraídos por probar el éxtasis del consumo de las drogas, pues existe una adicción entre lo adultos, que cada año que pasa, se pone mas y mas de moda, casualmente esta surge en uno de los ambientes en los que jamás pensaríamos que puede ocurrir, en el trabajo. El problema más común que esta aquejando al mundo laboral y que se presenta como una adicción en el trabajo es el mismo trabajo.

Hablando coloquialmente es ser Trabajolico, nombre surgió de la traducción al español del término en ingles utilizado para esta adicción workaholic, otro término en español también podría ser ergómano o engomaníaco.

El concepto de adicción al trabajo apareció en 1968, cuando un profesor americano de religión, Oates lo utilizo para referirse a su propio trabajo y lo comparo con el alcoholismo, mas tarde este mismo señor definió workaholic, como una necesidad excesiva e incontrolable de trabajar innecesariamente que afecta a la salud física y a las relaciones personales.

adicto al trabajo

adicto al trabajo

Esta adicción esta compuesta por diversas dimensiones:

  • Incapacidad para delegar tares a los subordinados o al equipo
  • Tendencia compulsiva relacionada con el trabajo duro y con dificultades para relajarse después del trabajo
  • Necesidad de tener el control, el trabajador se siente incomodo cuando tiene que esperar o cuando algo escapa de su control
  • Comunicación interpersonal deficiente
  • Autovaloración centrada en el trabajo

El adicto al trabajo, es aquel que le dedica mas tiempo a su actividad laboral, de lo que es exigido, pero esta adicción en el trabajo, no solo es una cuestión cuantitativa de mas horas de dedicación, sino también cualitativa, por que las personas que sufren de este mal hacen, del trabajo el centro de su vida hasta el punto de relegar a otras actividades.

Para el laboradicto, el trabajo es el único objeto de su vida, ya que todo lo demás le parece poco importante, inclusive su misma familia le deja de interesar.

Algunos de los factores de riesgo que conducen a esta adicción son:

–         Las presiones económicas familiares

–         El temor a perder el trabajo

–         La enorme competitivdad que existe en el mercado laboral

–         La fuerte necesidad de conseguir éxito

–         La incapacidad para negarse ante un jefe a sus peticiones

–         La falta de organización y acumulación de trabajo

Lo paradójico de esta clase de adicción en el trabajo es que el mismo trabajo se torna en la tortura y en la solución.